Artesanos que trabajan de otra cosa

Un dentista y un herrero me dejaron regulando.

Esta junta interdisciplinaria logró resolver un problema que siempre me imaginé teniendo, la eventual pérdida de la tuerca de seguridad que se le pone a las ruedas de los autos.

Leri tomó una muestra del tornillo como si fuera una dentadura y llevó el caso al herrero para que hiciera la copia específica.

El herrero lo resolvió perfectamente adaptando un tubo de ese diámetro, copiando la combinación y reforzándolo.

Cuando vi el trabajo hecho crecí, aprendí algo nuevo y me quité un miedo de encima. Ya se que muchos problemas tienen solución y agradezco a estos maestros cotidianos por cruzarse en mi camino.

Ambos están invitados al Club de Reparadores de Calamuchita.